FÁTIMA. 38 años. Madrid.

La experiencia ha sido fantástica, lo recomiendo 100%. Enhorabuena a los 2 profes".

Buenas tardes, soy Daniel Millán Sánchez y realice el curso el pasado 26 de mayo solo la parte teórica. Te escribo después de mi experiencia tras mi primer vuelo largo. No sé si te acordarás, pero mi caso era el que me daba miedo volar tan lejos muchas horas y tenía un viaje para el verano a Cuba. El viaje ya lo realice hace 2 meses, a primeros de Julio, pero no he encontrado momento para escribiros. Una experiencia inolvidable, me ha encantado. En cuanto al vuelo, muy bien, mejor que cuando he volado anteriormente en vuelos cortos por Europa, lo lleve mejor de lo que yo me imaginaba. Tuve algún que otro momento un poco más de ansiedad, pero realizando las técnicas aprendidas, lo soporte muy bien. El viaje de ida, lo recuerdo más placentero que el de vuelta, y eso que tuvimos turbulencias y aterrizamos con tormenta, que veía por la ventanilla los rayos y relámpagos, jeje. El de vuelta lo recuerdo con algo más de nerviosismo, sobre todo porque antes de despegar, ya por la pista de despegue se empezó a escuchar durante unos segundos un fuerte ruido como si cayera granizo encima del avión. En ese momento note que varios pasajeros también se sorprendían y  la ansiedad me aumentó. Comencé ha realizar la técnica de los 4 pasos, y parece que se disminuyó​; pero al cabo de unas horas de vuelo, se escucho otra vez; y mi ansiedad volvió. De nuevo realice la técnica como en bastantes momentos del vuelo y lo soporte bastante bien.
En definitiva, el vuelo lo recuerdo como una experiencia muy satisfactoria para mi, y tengo ganas de volver a realizar vuelos largos y cortos; aunque si que he notado durante estos meses que pensando en futuros viajes me vuelven los "fantasmas del pasado del miedo", a pesar de que tengo ganas.
Deciros también, que el libro me ayudó mucho, y seguramente lo tenga que volver a leer jeje.

Daros las gracias por la ayuda, y si necesitáis más detalles de mi experiencia para ayudar a otras personas, encantado de colaborar con vosotros.

Gracias, un saludo.

 

 

"Vuestro curso es la mejor herramienta para superar el miedo a volar y para conocerse a sí mismo. Estoy encantado."

Jesús, 43 años, Madrid.

Miguel Rellán. Actor.

www.miguelrellan.com

 

Nunca me había hecho demasiada gracia subirme en un avión. Lo de volar siempre me había parecido algo antinatural... para los seres humanos, claro está..; nada que objetar a que lo hagan las cigüeñas, los buitres y lo vencejos. Volaba lo menos que podía y, como digo, sin que me hiciera la más mísima gracia.
    Pero en el año 1992, volviendo de Londres,  tuve un vuelo horrible... o eso me pareció. El caso es que cuando aquello se posó en tierra me juré a mí mísmo no volver a tener nada que ver con los dichosos aviones. Y durante un buen montón de años, lo cumplí. Esos cacharros enormes que, incomprensiblemente, se levantaban del suelo y volaban no existían para mí.  
    Estuve algo más de quince años sin subir a un avión. Dejé de hacer largos viajes e incluso perdí trabajos. No me importaba. Volar no entraba en mis esquemas vitales en la medida en que tampoco entraba amputarme un brazo o hacerme cartujo.

    Hasta que un día, no sé bien por qué razón, me pregunté por qué no revisaba aquella postura intolerante. Todo el mundo iba y venía en avión, todos mis amigos recorrían el mundo con facilidad y rapidez... ¿ Por qué yo me negaba esa posibilidad ?
    Una amiga me habló de un curso que hacían en Iberia. Con cierta desconfianza hacia mi mísmo, hacia mi reacción, me apunté.
    No exagero lo más mínimo si digo que mis recelos duraron apenas veinte minutos. Es posible, no lo niego, que yo fuera, intimamente, un convencido de antemano... pero me imagino que en contra debían pesar lo suyo todos los años de tozuda negatividad. El caso es que, como digo, bastaron unas pocas palabras de Luisa y otras dos explicaciones técnicas de Javier

 los aviones vuelan porque no tienen mas remedio que volar) para que se disiparan todos los temores y suspicacias. Fue algo radical. Desde entonces no es solo que no tenga miedo a volar... ¡ es que disfruto muchísimo ! Estar allí arriba me parece algo maravilloso. Y no pierdo oportunidad de recuperar el tiempo perdido. No voy haciendome fotos cada vez que subo a un avión pero allá van unas cuantas de recuerdo. Luisa y Javier, queridos.., nunca os lo agradeceré lo suficiente.

 

© 2023 by DC-9 CONSULTING